viernes, 2 de marzo de 2018

Reseña: ¿Alex, quizás? de Jenn Bennett.


Título: ¿Alex, quizás?
Título original: Alex, approximately
Autor: Jenn Bennett.
Editorial: VRYA, V&R
ISBN: 9789877472929.
Páginas: 475.
Precio argentino: $380.
Tematika | Cúspide | Goodreads

Bailey "Mink" Rydel cree haber conocido al chico de sus sueños. Los dos comparten su amor por el cine, pero si vínculo es sólo online . Basicamente, Alex es el chico perfecto, aunque ninguno de los dos reveló aún su verdadera identidad.

Ahora Bailey se muda con su padre, tendrá la oportunidad de conocer a Alex. Es el momento de decifrar quién es él realmente, así que Bailey usará todas sus habilidades detectivescas para descubrirlo antes de atreverse a una cita.. pero en el camino conocerá a Porter Roth, un joven carismático y guapísimo.

¿Bailey llegará a conocer a Alex u optará por un joven real, que la seduce y la desafía todo el tiempo?


¿Alex, quizás? está narrado por Bailey, bonita y divertida chica de diecisiete años. Ella vivía con su mamá y su padrastro, pero cansada de las eternas peleas entre ellos, decidió mudarse a California con su papá.

Una vez ya acomodada en su nueva casa y con un nuevo trabajo que le consiguió su papá en "La cueva", nuestra protagonista está decida a buscar, en sus tiempos libres, a Alex, un chico muy simpático que conoció en el grupo Cinéfilos Lumère. Ellos vienen hablando hace varios meses y Bailey, o Mink según él (porque no conocen sus nombres verdaderos), siente que ambos tienen una conexión singular. Lo que ocurre es que este jovencito la invita a California para ir juntos a ver Intriga internacional en la playa y antes de decirle que si, esta chica (que es un poco miedosa) quiere asegurarse de que no sea un asesino serial o algo por el estilo y por esa razón es que quiere investigar sobre él antes de contarle que ambos viven en exactamente el mismo lugar.

Mink comienza a trabajar en la boletería de "La cueva" junto a Grace, con quien formará una lindísima amistad y serán un dúo inseparable. Entre tantos compañeros, también conoce a Porter, el guapísimo y engreído guardia de seguridad, quien se convertirá en su archienemigo... o quizás en la persona en quien por fin pueda confiar tanto para contarle sus fantasmas del pasado que la torturan hasta el día de hoy.

Ahora Bailey empieza a dudar, ¿Alex o Porter? ¿Amor virtual o verdadero? Con su nuevo compañero de trabajo lo pasa más que bien pero con Alex tiene ese no sé qué que los hace perfectos. Por otro lado este amigo virtual comienza a comportarse raro... ¿será que tiene una nueva novia?

A veces tienes que soportar cosas dolorosas para darte cuenta
de que eres mucho más fuerte de lo que crees.

Voy a comenzar diciendo que me encantó este libro y no encontré casi ningún punto en contra. Es perfecto para leerlo en vacaciones o entre exámenes porque su trama es más que sencilla y llevadera.
La autora escribió un libro que tiene casi quinientas páginas y que se lee tan rápido como uno de doscientas; es espectacular que haya logrado eso. Y como punto extra, obviamente a favor, la edición que llegó a Argentina es hermosa.

Los personajes que construyó Jenn son perfectos, divertidos y muy reales, lo que hace que puedan sentirse identificados con cualquiera de ellos. En mi opinión, ese es un detalle fundamental para cualquiera de los libros. Verme reflejada en un personaje por las actitudes que tiene o por como piensa, hace que me adentre aún más en la historia y no quiera que llegue a su fin.
Siguiendo con el mismo tema, el puesto del personaje favorito de la historia esta vez se divide en dos. Por un lado tenemos a Porter, un chico creído y a la vez muy sensible que logra robarte el corazón por completo a pesar de que en los primeros capítulos logre que le quieras pegar unas cuantas cachetadas. Y por el otro lado, está Grace, que es alguien de quien sin duda podría mantener una amistad llena de risas y travesuras.

Como me encantaron esos personajes, hubo uno que realmente quise zarandear de comienzo a fin de la historia. Estoy hablando de la mamá de la protagonista. A comienzo de verano Bailey se muda de DC a California y adivinen, la madre ni si quiera fue capaz de enviarle un mensaje para preguntarle como había llegado. En toda la novela esta mujer únicamente mostró desinterés por su hija y, aunque su ex marido intenta transmitirnos que no lo hace por maldad sino por miedo (por cosas del pasado que dejaron bastante marcados a los integrantes de esta separada familia), no me parece adecuado sino totalmente aberrante.

Son brazos muy buenos que terminan en manos muy buenas...
y ojalá esas manos me estuvieran tocando en este momento.

Tengo que destacar que disfruté mucho viendo como, página tras página, Bailey fue superando sus miedos, como fue madurando. A veces hace falta encontrar una persona que confíe en vos más uno mismo para ir convirtiéndose, poco a poco, en alguien mejor, en quien en verdad uno quiere ser.

Desde el comienzo del libro uno puede prevenir lo que está pasando, pero eso no quita las ganas de llegar al final de la historia. Cuando lo lean, prometo que les entrará ganas de gritarle a Bailey que por favor abra los ojos, que la verdad está frente a ellos. Ustedes cuando terminen el libro vuelvan y coméntenme si no es así.

Algo que casi me olvido de mencionar es que la mayoría de los personajes son amantes del cine, así que si a ustedes les gustan las películas de principio y mediados del siglo XX, en este libro podrían encontrar varias recomendaciones

Tengo muchas ganas de volver a leer algo de Jenn Bennett, así que a penas tenga la posibilidad voy a comprarme Night Owls.

[...] creo que somos buenos para discutir. Quizás sea porque
respetamos el punto de vista del otro, incluso si no estamos de acuerdo.

¿Alex, quizás? es un libro sumamente ligero. Tiene personajes muy reales en los que te podrás sentir identificado. Te reirás y enamorarás junto a Bailey, Alex y Porter.



{4/5}
Light Blue Pointer img{ border-radius: 10px; }